Nos reunimos con Karlos Trijueque en el callejón de María Díaz de Haro, lugar donde cayó mortalmente herido Iñigo Cabacas. A nuestro lado está Kirruli, la herriko taberna de Indautxu donde aquella noche decenas de personas se refugiaron de los pelotazos de la Ertzaintza.

vía naiz: – «La gente tiene que saber con detalle qué ocurrió esa noche».