El Barça acusó el tremendo varapalo de Múnich ante el Bayern y tardó media parte en reaccionar. La entrada de Messi en el segundo tiempo, autor de un golazo, fue decisiva para que los azulgrana remontaran, pero un tanto en el minuto 90 del Athletic evitó que los azulgrana se llevaran los tres puntos del viejo San Mamés.

vía Messi, un crack como una Catedral.