Es el partido. Más allá del pasaporte a la tranquilidad, de tres puntos que serían fundamentales para que el Athletic respire en la clasificación, la visita del Barcelona (18 horas) debe entenderse como la última oportunidad para saldar cuentas pendientes con la afición y con San Mamés. Que esta temporada, por desgracia, se acumulan. Ganar al virtual campeón de Liga al amparo de unos seguidores que volverán a entregarse a sus colores será el reto de los de Bielsa, tal y como admitió ayer Iker Muniain. «Lucharemos por dar a ‘La Catedral’ la despedida que se merece», afirmó el navarro. Una victoria por el orgullo del Athletic.

vía Una victoria por el orgullo – Athletic Club de Bilbao.