La misión: empaparse de los métodos de Lezama, de cómo desarrollar y guiar el talento de los más jóvenes para construir profesionales de garantías. Los delegados de los distintos conjuntos que recalan en Lezama, sin embargo, también cuentan con otro objetivo, otro deseo: charlar con Marcelo Bielsa. Pocos, casi ninguno, más bien, lo consiguen. Eso sí, todos siguen, e incluso graban en diferentes dispositivos multimedia, las «atractivas» prácticas del técnico argentino. «Fuimos a diario a ver los entrenamientos del señor Bielsa. Lo vimos un día en el hotel, pero no tuvimos la oportunidad de hablar con él. De todos modos, estudiar sus entrenamientos era muy interesante», describe Sacha van der Most Spijk.

Es más, los delegados del Friburgo acudieron a Lezama no sólo para «aprender y observar cómo se trabaja de manera óptima con un número limitado de jugadores», sino, como confiesa Stefanie von Mertens, la responsable de la escuela de la entidad germana, en puestos de Europa League de la Bundesliga, debido a que «el entrenador del primer equipo, Christian Streich, es un gran admirador del trabajo» del preparador sudamericano. No obstante, debido a que viajaron a Bilbao en los días que el Athletic afrontaba la fracasada eliminatoria de Copa contra el Eibar, la ida, en noviembre, no pudieron intercambiar opiniones con el rosarino. «Pero hemos hablado con Claudio Vivas», el segundo entrenador rojiblanco.

Actividad en aumento

Más suerte tuvo el baracaldés Alfonso Mondelo. El vizcaíno ya había tenido relación con Bielsa. «Charlé con él, porque ya le conocía. Había estado con él en Estados Unidos. Le vi en el hotel, en el Meliá, donde estábamos alojados», recuerda el director deportivo de la MLS.

Lo habitual es que los enviados desplazados a Bizkaia aprovecharan las mañanas para presenciar las sesiones del primer equipo del Athletic. «Vimos tantos entrenamientos como pudimos. Creo que cuatro o cinco. Intentamos hablar con el señor Bielsa, pero no fue posible», lamenta Johan Egil Rudi, del Ullern Fotball de Oslo. Con estas prácticas de visionado, arrancaban unas jornadas cuya actividad iba en aumento a medida que pasaban las horas: reuniones con el ‘staff’ de Lezama, participación en el trabajo de los equipos de cantera, asistencia a charlas…

vía La atracción de Marcelo Bielsa – Athletic Club de Bilbao.