De Marcos y la ley del máximo esfuerzo.

 

EL Athletic volvió a quedarse con cara de tonto. Jugó mejor, mucho mejor, que el Celta, tuvo más ocasiones, la mayoría de ellas muy claras, y se debió conformar con un solo punto, lo que dejó mal sabor de boca a los rojiblancos, donde Óscar de Marcos ofreció, además de un gol de bella factura, un recital de derroche físico, algo que no sorprende en el de Biasteri.

IRAIZOZ Tuvo trabajo durante los mejores minutos del Celta, momentos en los que el navarro sacó a relucir su inspiración en varios remates gallegos, aunque no pudo evitar el tanto de Iago Aspas.

IRAOLA No se sintió cómodo y no se enchufó al buen juego de sus compañeros, lo que es incluso anómalo. Se le espera ante el Mallorca.

SAN JOSÉ Tiró de una actuación irregular, ya que arrancó con buena pinta, con un cabezazo al larguero. Cometió dos errores y mejoró a vuelta de vestuarios.

EKIZA Providencial en dos acciones en el primer periodo gracias a su rapidez. Se entonó, aunque Iago Aspas le superó en el tanto celtiña.

AURTENETXE Recordó a su mejor versión del año pasado, solvente en defensa y sin complicarse en exceso. Al mismo tiempo, puso llegada en un par de incursiones.

GURPEGI El capitán, que vio una amarilla un poco pronto, trabajó de lo lindo por delante de la defensa, pero se vio superado en acciones puntuales. Asoma con sus galones.

SUSAETA Fue uno de los jugadores más activos, sobre todo en el primer periodo, donde entró con asiduidad por su banda derecha. Le falta el último toque.

ITURRASPE Hizo olvidar a Ander Herrera y, por momentos, mostró un fútbol de alta escuela, como su detalle técnico en el tanto rojiblanco. Su sustitución sorprendió a propios y extraños. Se fue con cara de pocos amigos.

MUNIAIN Ha subido su nivel en los últimos encuentros como la espuma. Ayer ratificó su mejoría con acciones marca de la casa y una plusvalía colectiva que se echaba de menos. Buena noticia.

ADURIZ Vivió una noche dura por el garrafal error que cometió a los 61 minutos al fallar uno de esos goles que son casi imposibles de fallar. Sabe que costó dos puntos, aunque antes fue protagonista en el tanto de De Marcos y en su aportación.

IBAI GÓMEZ No tuvo fortuna, porque en solo cuatro minutos gozó de dos grandísimas ocasiones que desperdició.

LLORENTE Compareció para aportar en el tramo final y no lo hizo, porque su presencia pasó desapercibida.

DE MARCOS Marcó su sexto tanto del curso y ofreció todo un despliegue físico durante los noventa minutos, si bien debe corregir lo que más le cuesta, tirar de un mayor acierto en la mayoría de las ocasiones en las que llega al área rival.

vía De Marcos y la ley del máximo esfuerzo. Deia. Noticias de Bizkaia...