La cantante Björk decía que «el fútbol es un festival de fertilidad: once espermatozoides intentan penetran un óvulo». Si la islandesa llevaba razón con su ingeniosa metáfora, los jugadores del Athletic deberían hacerse tratar su problema de azoospermia con el galeno rojiblanco Josean Lekue en lugar de sentarse durante la semana en el diván de Marcelo Bielsa. La verdad es que, a estas alturas de la película, el viernes los leones no nos descubrieron sus problemas para `fecundar’ la portería rival, pero lo de Balaídos fue una broma de mal gusto.

vía Azoospermia rojiblanca – GARA.