Goles son amores y el Athletic no anda nada fino en la faceta realizadora de un tiempo a esta parte. El pasado viernes perdonó más de la cuenta en Vigo frente a la portería de Varas y se dejó dos puntos en la gatera. Dos semanas antes, en Riazor frente al Deportivo, le sucedió tres cuartos de lo mismo.

A falta de cuarto jornadas para la conclusión de la Liga, los leones siguen sin tener asegurada su permanencia en Primera. Seis puntos les separan del tercero por la cola con doce todavía por disputar. El colchón sigue resistiendo a un nivel aceptable, pero cualquier pinchazo inoportuno puede suponer algo más que un simple traspié.

vía Normalidad en el frente.