El camino más corto hacia la victoria es el buen juego, pero de poco vale hacer grandes méritos sobre el campo si estos no se traducen en resultados. Es lo que le está pasando al Athletic, que ha sido incapaz de sumar los tres puntos en sus últimos cinco encuentros de Liga, pese a haber evidenciado una notable mejoría en su juego.

El choque ante el Granada en San Mamés dio a los de Marcelo Bielsa el último triunfo (1-0). Fue en la jornada 29. Aquella victoria permitió a los rojiblancos sumar 35 puntos en su casillero y consolidarse en el puesto 14 de la clasificación que habían alcanzado tras ganar consecutivamente a Osasuna y Valencia (jornadas 26 y 27). Un mes después, el equipo bilbaíno continúa anclado en esa misma posición, sin haber resuelto aún la permanencia y obligado a no ceder más puntos.

vía El colchón se desinfla – MARCA.com.