Gregorio «Goyo» Blasco

El Primer Gran Portero en la Historia del Athletic

1909 – 1983

Mundaka, Bizkaia

Gregorio Blasco nació el 10 de junio de 1909 en el pueblo costero de Mundaka. Desde jovén mostro el gusto por jugar al fútbol y su primer club fue el Acero. En 1927 durante la disputa del Campeonato Regional, «Goyo» defendia el arco de su equipo cuajando una gran actuación frente a nadie más y nada menos que el Athletic Club, eliminándolos del Campeonato y eventualmente quedando Campeón del torneo con sus compañeros del Acero. Semejante seguridad y calidad en la portería le valio a Blasco un llamado del Athletic y termino enrolándose en las filas del club Bílbaino donde debutaria en torneo de Copa el 26 de febrero de 1928 ante el Real Madrid.

Gregorio se sumo al club unos cuantos meses antes de iniciar la Liga 1928-1929 y por lo tanto tiene el honor de defender la portería del Athletic en su primer partido en dicha competición. Con el paso del tiempo Blasco se haría dueño absoluto de su demarcación y pujaría fuertemente por un puesto en la Selección Española ante el mítico Zamora. Gregorio llegaría a disputar 5 partidos con dicha selección, no en vano conquisto 3 premios Zamora durante su trayectoria en las temporadas 1929-1930, 1933-1934 y 1935-1936.

En el verano de 1929 llegaría de nueva cuenta Mr. Pentland a entrenar al Athletic y otros jugadores desconocidos como Gorostiza, Unamuno, Bata e Iraragorri que junto con «Goyo» formarían la gran dinastía rojiblanca «histórica» de la pre-guerra. Este grupo de jugadores a los que se les puede sumar Garizurieta, Urkizu, Chirri II y Lafuente ganarían el «Doblete» en los años 1929-1930 (de forma invicta) y 1930-1931. Además de los títulos de Copa en 1932, 1933 y las Ligas de 1933-1934 y 1935-1936. Un total de 8 veces Gregorio Blasco cantaría el alirón en la Villa Bilbaína, haciendo gozar a miles de aficionados con el juego espectacular del Athletic.

Tristemente en el verano de 1936 inicio la Guerra Cívil por lo que las prioridades cambiaron y los jugadores Vascos motivados por la propuesta del Lehendakari Aguirre formarían la Selección de Euskadi para ganar simpatías y recursos a favor de todos los exiliados Euskaldunes dispersados. Muchos jugadores rojiblancos formaron parte de esta mítica selección que deslumbro en Europa y América, y por supuesto el arquero de dicho equipo era el gran «Goyo» Blasco.

Después de grandes triunfos en muchos países la Euskal Selekzioa decidio asentarse en México en 1938 y participar en la Liga Mexicana en la que conquistarían el título de Campeones. En 1939 la Guerra Cívil terminaba y muchos jugadores no desearon volver a su tierra. Blasco fue uno de estos jugadores y siguió jugando al fútbol para los clubes España y Atlante de México, así como el River Plate de Argentina. En la tierra Azteca, Blasco ganó 4 campeonatos y ahí encontro su segundo hogar, lugar que ya no dejaría jamás y donde fallecería el 31 de Enero de 1983.

Gregorio Blasco es un ejemplo a seguir, gran campeón y ser humano que dejo huella en el Athletic y que fue pieza vital en ese legendario equipo Vasco que puso el nombre de Euskal Herria por todo lo alto. Antes de Iribar, Carmelo y Lezama estuvo Blasco… Goyo, el primer gran guardameta del Athletic Club de Bilbao.

ver Galería de Fotos en: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.155474314629082.1073741889.150380748471772&type=3