Pocas horas restan ya para el importante duelo ante el Mallorca. La tranquilidad del Athletic pasa por tumbar a los bermellones. Ni más ni menos.

Otra gran oportunidad, sin duda, para que Bielsa y sus pupilos dejen casi hechos sus deberes ligueros. Los baleares lo tienen mucho más complicado para pasar de curso. Las matemáticas, eso sí, dicen que aún tienen opciones de librarse.

Restar trascendencia al choque de mañana, por tanto, carece de sentido. Hay mucho en juego. Abstenerse, eso sí, de utilizar el término ‘final’ es aconsejable. Sabemos ya cómo se les da a los actuales leones este tipo de partidos.

vía Ayudar al equipo.