A San Mamés le quedan algo más de tres semanas de vida, tiempo en el que acogerá tres partidos más, dos de Liga y un tercero de guante blanco que escenificará el adiós definitivo. A continuación, sin pausa, se iniciará el derribo del recinto que ha acogido la leyenda forjada por el Athletic a lo largo del último siglo. Mientras, al otro lado de la calle Pichichi, se trabaja a destajo para que coincidiendo con el arranque de la próxima temporada el club se integre en la modernidad y tome posesión de una espectacular instalación. El viejo campo está a punto de expirar y su inminente desaparición ha generado una gran movilización, el pueblo quiere despedirse de su hogar, pisarlo por última vez, oler su césped, dejarse envolver por su encanto, evocar las emociones de tantas tardes consumidas en este lugar santo e inmortalizar ese instante íntimo en una foto con la familia o los amigos.

vía La nostalgia desborda San Mamés. Deia. Noticias de Bizkaia...