No posee la temible arrancada patentada por Cristiano Ronaldo, ni la insultante facilidad para sortear rivales como si de conos se trataran de la que presumió Leo Messi en el último envite disputado en San Mamés. La huella futbolística de ambos, dos gigantes con botas, asoma lejana para el portador del dorsal 9 del Mallorca, quien, sin embargo, también acostumbra a lucir envidiables cualidades técnicas semana tras semana. Formado desde los 12 años en La Masía y con dotes más que notables para la práctica del fútbol, el mexicano Giovani Dos Santos (Monterrey, 1989) se ha erigido en la principal baza de un Mallorca que aterriza esta tarde en San Mamés acuciado por la sombra del descenso

vía Una amenaza llamada Giovani . Deia. Noticias de Bizkaia...