Muchas veces se ha escuchado, incluso en boca de futbolistas con pasado en el Athletic, aquella manida afirmación de que fuera de Bilbao hace mucho frío. Que alejados del caminar rojiblanco, el sol calienta mucho menos y que las nubes con amenaza de tormenta acostumbran a dejarse ver con cierta asiduidad. Un entorno diametralmente opuesto al que están acostumbrados los leones, al cual le tocará hacer frente a partir del próximo mes de julio a Fernando Llorente, silbado de nuevo el sábado en San Mamés a pesar de ver portería por tercera vez en lo que va de Liga.

vía A Turín sin corona. Deia. Noticias de Bizkaia...