Pese a que la matemática dice que todavía podríamos bajar, creo que esta situación no se va a dar. Ya he dicho en más de una ocasión que el Athletic este año no va a bajar. El sábado se dio un paso de gigante, no se jugó un buen fútbol, es más hasta casi casi pidiendo la hora, pero los puntos eran lo más importante.

Ya solo quedan tres jornadas, nueve puntos en juego y el próximo partido visitamos al Zaragoza, otro que tiene el agua al cuello. Los maños no se dejarán sacar los puntos con facilidad, será un partido difícil y si no puntuamos y el Depor puntúa, apelaremos al santo de los santos, a San Mamés para que nos ayude en su último ‘milagro’.

No me gustaría ir a Vallecas en la última jornada con la angustia en el estómago. Vamos a ser positivos y a pensar que un empate en Zaragoza serviría para venir relajados y disfrutar de un día de fiesta en la despedida a nuestro santo, a San Mamés.

vía Despedida con fiesta, no con angustia.