El Athletic está de cambio. La cuenta atrás de San Mamés ha comenzado y el recinto rojiblanco apenas tendrá un par de puestas en escena más. La nueva imagen del Athletic , ya que su esencia será la de siempre, espera a la vuelta de la esquina, el próximo otoño, que es cuando está previsto que San Mamés (Barria) acoja sus primeros partidos. Para entonces, se supone, todos los que acudan al campo ya se habrán hecho al novedoso acceso a Bilbao, que se estrena este próximo domingo. Es curioso, a estas alturas hay más confianza en que SMB cumpla sus plazos y las estructuras proyectadas se asemejen a lo que será real a que el ramal de entrada en el botxo no se convierta en un embudo.

Los partidos del Athletic en estos dos últimos meses, además de marcarse por la urgencia de un resultado y la necesidad de demostrar que hay más fútbol del que dice la clasificación, se han caracterizado por la cantidad de socios, aficionados y gente sin filiación que aprovecha los días de competición para observar con más nitidiez cómo será el campo que relevará al centenario y clásico teatro rojiblanco. La estructura está muy avanzada y el esbozo de lo que allí nos vamos a encontrar en otoño es muy fiel, pero de igual modo tampoco hay día en el que dejen de echarse cuentas sobre la fecha en que, en sus primeras tres cuartas partes, SMB estará a disposición de los leones.

vía Los plazos de entrega de San Mamés Barria vuelven a estar cuestionados.