Markel Susaeta, delantero del Athletic, opina que la tensión del partido ante el Mallorca pesó en las piernas de los leones a la hora de combinar. «Después de una temporada tan dificil, teníamos que ganar sí o sí y, aunque enseguida se nos puso de cara, los nervios

nos jugaron una mala pasada», admite el eibartarra, antes de añadir que el partido fue «malísismo» pero «logramos los tres puntos que nos acercan a ese objetivo de la salvación».

Resulta difícil explicar la pobre imagen ofrecida con los buenos partidos anteriores. «Veníamos de unos cinco duelos jugando muy bien, con mucho ritmo, moviendo bien el balón… El sábado no fue así, pero en los partidos decisivos el equipo ha dado la cara», subraya.

Ahora la meta es sellar definitivamente la permanencia matemática. Y después, ¿qué? «Pues después de una campaña tan mala, el objetivo es acabar con un buen sabor de boca, sumar tres puntos ante el Zaragoza y en casa despedir como se merece a San Mamés y al público para acabar lo mejor posible la temporada», resuelve.

vía Susaeta: «Queremos despedir San Mamés como merece».