El salto de curso en el Athletic irá aparejado esta campaña a un cambio de ciclo. Tiempo de mudanza. Y con ello, el riesgo de que haya muchas piezas del mobiliario que se pongan patas arriba. El club bilbaino, afortunadamente, se caracteriza, salvo contadas excepciones, por tratar de dar un punto de naturalidad a las transformaciones. Ahora bien, quiera o no, el traslado siempre deja daños colaterales. En la temporada que se está yendo, la misma a la que apenas le quedan tres portazos, habrá un movimiento trascendente. No es otro que el que hace referencia a la portería.

vía El Athletic tiene excedente de porteros para la próxima temporada.