Llega el final del curso deportivo, casi, y de nuevo salen a la palestra las cuestiones típicas del periodo intertemporadas, despedidas y bienvenidas y, ¡cómo no!, el que sobresale sobre los demás es el de quien llevará la dirección del primer equipo la próxima temporada. Yo me sitúo en el graderío norte, pero al igual que otros muchos, muchísimos, aficionados del Athletic, tengo claro el deseo de contar para el año venidero con el mismo entrenador, aunque tengo mis dudas de que coincida con el de los rectores, o por lo menos los que figuran ante la gente como tales del club. Con dicho deseo no me posiciono en contra de las otras dos personas (una de ellas `cuasi invitada’ a no renovar por la Junta del momento) que suenan; que algún día ocuparán dicho cargo. Ojalá.

vía Despedidas, las justas – GARA.