Cuando quedan tres jornadas para el final de Liga y la diferencia respecto al antepenúltimo es de nueve puntos, los jugadores del Athletic siguen sin dar por certificada la salvación. Hacen bien. Confianzas, las justas. Mejor estar debidamente mentalizados, aunque las matemáticas puedan cuadrar incluso antes de que el balón empiece a rodar en Zaragoza.

Al equipo maño sí le va la vida el próximo domingo. Los de Jiménez son auténticos especialistas del ‘escapismo’. En La Romareda empezó a cobrar fuerza hace algo más de un año el hoy ya extendido grito de guerra del «sí se puede».

Me suscita cierta expectación saber cuál va a ser la respuesta del equipo de Bielsa ante los maños. Hay gente que da por segura la derrota. Yo, en cambio, estoy seguro de que de jugar al nivel de Riazor o Balaídos, los leones van a empatar como mínimo.

vía Punto y seguido.