Como ya ocurrió en Riazor y en Balaídos, el Athletic se encontrará en La Romareda un estadio repleto de aficionados locales empujando a su equipo en una de sus últimas bazas para encarrilar la permanencia en Primera al grito de «sí, se puede».

El jueves, primer día de apertura de taquillas, se agotaron todas las entradas que el Zaragoza había puesto a la venta para el compromiso que les enfrentará con el conjunto rojiblanco este domingo en el feudo maño (19.00 horas).

Cabe recordar que el club aragonés sacó a la venta 11.000 entradas a precios muy asequibles para presenciar en directo el duelo ante los pupilos de Bielsa. Ha vendido localidades a cinco, diez y quince euros para sus abonados, con un tope de dos por carné, que han suscitado largas colas antes de la apertura de las taquillas.

Es la tercera vez que el Zaragoza recurre a estas entradas baratas para favorecer el apoyo al equipo. Ya lo hizo en las visitas del Mallorca y del Rayo Vallecano, cuando la iniciativa gozó de una gran acogida pero sin llegar a agotarse el papel. El lleno en las gradas está garantizado ante el Athletic.

vía La Romareda se prepara para entonar un potente «¡sí, se puede!».