Un flojo Athletic ha vencido en un feudo maldito como es La Romareda (1-2) ante un Zaragoza que, con muy poco, demostró jugárse bastante más. Los de Bielsa certifican su salvación tras remontar un mal partido, uno de esos horrores que parece habérse especializado en ganar. Lo ha logrado con los goles de Llorente e Ibai. Todo, en un feo choque en el que además uno de los linieres ha sido una pesadilla anulando un gol legal a De Marcos.

Que nada, que parecía que no querían que Urrutia y Bielsa se junten y luego nos cuenten a ver qué va a pasar en el futuro inmediato con el banquillo rojblanco. Está claro que este domingo los maños se jugaban la vida con un llenazo a reventar en La Romareda, pero los leones dejaron mal durante muchos minutos a Marcelo Bielsa, que deseaba la victoria previa del Deportivo para que sus chicos salieran con las pilas puestas.

Ni pilas ni puestas ni nada, a lo que hubo que añadir el trabajito del linier que anuló un gol legal a De Marcos y otra contra en franquía del futbolista alavés cuando se iba solo hacia Roberto. Horrible.

vía Llorente e Ibai certifican la permanencia del Athletic en un año surrealista.