BILBAO. La vida de un futbolista encuentra en la familia y en los amigos dos pilares fundamentales con los que hacer frente a la exigencia y la presión mediática del deporte rey. Óscar de Marcos (Laguardia, 14-IV-1989) siguió esa misma línea, aunque quizá más marcada, pues dejó atrás su casa en la Rioja Alavesa para afincarse a varios kilómetros de distancia, en Bilbao. Con 20 primaveras a su espalda, encontró acomodo en el hogar de un familiar, pues entonces, cuando recaló en filas rojiblancas procedente del Alavés, desconocía dónde iba a hacer carrera, si en el Bilbao Athletic o en el primer equipo. Aquellas dudas se disiparon rápido, pues tras realizar la pretemporada de 2009, Joaquín Caparrós decidió contar con él para el Athletic. Entonces, casi sin querer, la vida de De Marcos dio un giro de 180 grados. Tanto es así, que hoy, ante el Zaragoza, aquel joven risueño que cumplió un sueño al debutar con la zamarra rojiblanca, jugará su partido número 100 en Primera División con el Athletic.

vía Un centenario en rojo y blanco. Deia. Noticias de Bizkaia...