Ander Herrera, centrocampista del Athletic, ha reconocido tras vencer al Zaragoza y dejarle en una situación muy comprometida que «quizá sea la victoria más triste de mi vida». «Yo me debo a una camiseta y a un club, tengo que defender un escudo y lo hago con total orgullo y encantado ; a pesar de que el Zaragoza me ha dado mucho, soy un profesional y venía a ganar, el equipo lo ha hecho todo para ganar. A partir de ahora, les deseo lo mejor, que se salven», expresa.

Sobre el campo, explica que ese sentimiento «lo he sobrellevado jugando lo mejor que he podido, intentando ayudar a mis compañeros, que tengo que ir a muerte con ellos cada día, el Athletic es el club al que me debo, hizo un esfuerzo enorme por mí y me debo a él. Lo siento por el Zaragoza, porque ha sido mi casa y lo será durante toda mi vida, pero a día de hoy soy del Athletic».

La fortuna ha sonreido al conjunto bilbaíno cuando menos lo esperaba. «Sin hacer muchas ocasiones, con menos que otras veces, hemos tenido premio. Hemos logrado ganar y por las circunstancias extrañas que se están dando en la Liga, tenemos opciones de entrar en Europa, hasta el último día nos vamos a matar por esa posibilidad», afirma.

vía Herrera: «Es la victoria más triste de mi vida».