Nazario de Oleaga, abogado de Armando Ribeiro, exportero del Athletic que resultó herido en un ojo de un botellazo lanzado por un hincha del Betis durante el partido en el Benito Villamarín el 15 de marzo de 2008, pidió ayer que se anule la absolución del acusado porque «toda violencia es mala y hay que combatirla». Armando insistió en estar «en total desacuerdo con la sentencia».