El tiempo de San Mamés se acaba y dentro de nada la Catedral dirá adiós entre las lágrimas de jugadores y afición. Un campo con cientos de historias que han marcado a un club y un sentimiento rojiblanco que cada año crece como la espuma entre los más jóvenes. La cuenta atrás está echada y aunque duela el recuerdo de cada uno siempre estará presente. Aquellas noches europeas con la primera final ante la Juventus, el gol de Ziganda al Newcastle, el 3-0 al Sevilla, la espectacular remontada contra Osasuna para ganar 4-3, los derbis contra la Real… encuentros que han dejado un hueco en todo corazón athleticzale.

José Ángel Iribar fue uno de aquellos que llevó la elástica rojiblanca con orgullo y defendió la portería con uñas y dientes. Ante la inminente despedida, el ex guardameta ha expresado que “puede que se me salte alguna lagrima” porque “todos los que hemos jugado, somos conscientes que esta campo está ideado con magia”. Aunque sí espera que este sentimiento y espíritu se traslade al nuevo campo.

Durante 18 temporadas ha sido el rey bajo palos y muchos son los partidos importantes para él, el primero que le viene a la memoria el 5-0 al Real Madrid en el año 70. Son historias lejanas, pero el Txopo recuerda aquella etapa en San Mamés con cierto cariño, “antes de pisar el césped las sensaciones eran buenas pero los nervios estaban en el estómago”, eso sí “una vez que sales al campo es cuando te sientes bien”

vía Iribar se despedirá de San Mamés con “alguna lagrima” | elathleticclub.com.