Los resultados deberían ser la consecuencia natural del medio, no la brújula con la que se traza el mapa de ruta de un club. Los nombres no ganan en la vida. Lo hacen las ganas de ganar».

Desconozco si alguna de las casas de apuestas vascas que han proliferado como champiñones en los últimos tiempos ha andado ávida e incluido entre sus envites la continuidad o no de Marcelo Bielsa la próxima temporada en el banquillo del ya nuevo San Mamés. Si de mí dependiera la inversión de ese euro, reconozco que me decidiría como Miguel Ángel Lotina, un ténico que se viste por los pies, y a quien escuché con atención este lunes opinar sobre, precisamente, la renovación o no del entrenador argentino.

Si él fuera el responsable del equipo, decía, jamás se le ocurriría jugar como lo hace el Athletic, un torbellino ofensivo que estira tanto la manta para taparse la cabeza que deja al aire los pies, osea, la retaguardia. Pero, añadía el de Meñaka que, como aficionado, le encanta el juego que despliegan los rojiblancos y si de él dependiera, seguiría otro año más. Así que, haciendo caso a Lotina, confieso que mi corazón apuesta porque el Loco siga, pero mi cabeza me dice que con ese euro marque la opción de que no lo hará.

vía Yo te banco «Loco» – GARA.