La convulsión no parece abandonar al Athletic. A falta de grandes decisiones, pospuestas a sabiendas de la división que supondría prescindir de Marcelo Bielsa, la despedida de San Mamés se ha convertido en nuevo foco de dimes y diretes varios.

Finalmente, los leones cerrarán su historia en La Catedral contra una selección formada por jugadores vizcainos. Al margen del rival, el del 5 de junio debe ser un día de unión y recuerdos para los hinchas rojiblancos. Una jornada cargada de emotividad y con la que cerrar miles de recuerdos futbolísticos y, sobre todo, personales o familiares.

El presidente Josu Urrutia anunció ayer que la cita contará con elementos que tocarán la fibra a los socios y aficionados. No cabe duda de que será así, pero no hubiera estado de más anticipar algunos de ellos en una presentación que careció de soportes comunicativos. Ni cartel, ni spot, ni elementos virales en diferentes idiomas para un acontecimiento que bien publicitado sería muy trascendente en el mundo del fútbol.

Desde que arrancó la temporada era conocido por todos y todas que San Mamés merecía una despedida especial y que el nuevo campo -cuando esté terminado definitivamente- también deberá contar con un estreno de alcance. Es decir, ha habido tiempo más que suficiente para darle vueltas al tema y no dar la imagen de improvisación que se ha proyectado en los últimos días.

Quizá hubiera sido conveniente democratizar la propuesta, abrir un plazo de aportaciones entre las y los socios, y optar por decisiones más apegadas al ADN rojiblanco, siempre desde el prisma de la originalidad y la innovación. El club, desde Ibaigane, ha vuelto a dejar la comunicación en manos de otros, con el consiguiente revuelo, ruido y confusión que eso genera. Y no es un elemento baladí, ya que es algo que se viene repitiendo y conlleva que el presidente acuda a sus comparecencias casi siempre a contrapié y a la defensiva. Incluso para presentar algo que debería estar más que cocinado y ser sumamente ilusionante como la despedida de San Mamés. Ahora, toca aprender de errores, mejorar y pensar en que tal vez los actos de apertura del nuevo campo merezcan una reflexión y actuación diferente a lo ocurrido estos días. Pero que a nadie le quepa la menor duda, lo verdaderamente importante es que acudir a La Catedral frente al Levante y la selección de Bizkaia será un inmenso placer. Volver a casa siempre lo es.

vía Lo importante es que volveremos dos veces a San Mamés – GARA.