“Un Bilbao sin San Mamés sería como París sin la Torre Eiffel”, decía meses atrás Luis Fernández, ex jugador y técnico francés que entrenó al Athletic Club entre 1996 y 2000. Sin embargo, el mítico estadio cerrará sus puertas para siempre en el año de su centenario. Este 26 de mayo vivirá su último partido de Liga, y sus gradas acogerán un último encuentro de homenaje entre el equipo bilbaíno y un combinado de jugadores de la región a comienzos de junio. Después, San Mamés, La Catedral del fútbol, el estadio que vio jugar a Pichichi, Zarra, ‘El Chopo’ Iríbar, Dani,… el campo en el que Iker Casillas debutó en primera y del que Diego Armando Maradona, dijo ser “el más lindo” en su regreso a España con el Sevilla, echará el telón definitivamente.

El Athletic estrenará nuevo hogar la próxima temporada. Un nuevo San Mamés moderno y funcional edificado sobre parte de los terrenos del antiguo que buscará prolongar la mística y el encanto de su predecesor; un campo, en palabras de Pep Guardiola, “tan intenso, en el que la gente anima tanto y con tanto calor, que todo parece que ocurra dos veces”.

Porque San Mamés ha significado siempre gradas llenas de un público que hace del estadio un auténtico fortín, algo que lo conecta con otros grandes templos del fútbol europeo. “¿Anfield? Lo que impresiona es estar en el túnel de vestuarios de San Mamés y oír el himno. Es incomparable”, rememora Míchel, que ha visitado el campo en numerosas ocasiones, primero como jugador, con el Real Madrid, y después como técnico.

vía San Mamés, la eterna Catedral del fútbol español – FIFA.com.