Por fortuna para los intereses del Athletic, muy poco en juego en lo que al descenso se refiere en la penúltima jornada liguera. Bien es cierto que habrá que apurar las remotas opciones europeas. Pero siempre hay algo. Hay dos camisetas en juego y once futbolistas por cada bando que las defenderán al máximo. Son jugadores profesionales. Son motivos suficientes para querer brindar una victoria a los suyos.

Es un encuentro muy emotivo. Se despide San Mamés. Un campo mítico, importantísimo en la historia de Primera. El Athletic buscará encontrar su mejor versión para dedicarle el mejor agur posible.

vía La emotividad manda.