Mucho, largo y tendido se ha escrito sobre la despedida de San Mamés, mucho, largo y tendido se escribirá hoy y en los siguientes días, y en los siguientes, hasta que las inconmovibles e insensibles máquinas derriben, palada a palada, la arquitectura, que diría Marcelo Bielsa, pero no sus sentimientos. Pero me quedo con una frase alejada del melancolismo, de la sensiblería bien o mal entendida, de la lágrima fácil, una frase que encierra con nada y en muy poco lo que se pierde, lo que perdemos y lo que quienes vengan detrás de nosotros se perderán. «Neymar jugará en el Barcelona, pero no en San Mamés». El periodista Fermín de Lacalle sintetizaba ayer con esa escueta y nada sensiblera reflexión todo lo que La Catedral del fútbol significa para la historia del balompié. Lo que se pierde, lo que perdemos, lo que se perderán.

vía Cien millones de gracias – GARA.