Un día para el recuerdo. Más que por lo que sucedió sobre el césped, que no pasará a la historia, por lo que vivieron sus aficionados en las gradas y, horas antes, en las inmediaciones de San Mamés. En el día del agur al querido estadio rojiblanco las cámaras y los móviles adquirieron un papel protagonista. Todos quisieron obtener sus últimas instantáneas dentro del estadio. Retratar los momentos más emotivos. El sentido agradecimiento presidió la despedida. Aunque también hubo espacio para más de un plebiscito. En especial, los de Bielsa y Llorente.

El club se encargó de recordar la importante carga emotiva del encuentro antes del pitido inicial. Lo hizo través de los mensajes sobre San Mamés que habían dejado grabados los leones para ser difundidos por megafonía. El intercambio de obsequios -una réplica de San Mamés para los granotas y una camiseta del Levante enmarcada- entre los capitanes de ambos conjuntos desató la primera gran ovación del día.

vía Homenajes, flashes y plebiscitos.