Nunca es fácil despedirte de lo que más quieres. No es sencillo saber que nunca más volverás a pisar la que ha sido tu casa durante cien años. Se hace difícil asumir que estás viviendo los últimos instantes en el lugar que empezaste viendo por la televisión y que te ha visto crecer y madurar como futbolista, o al que has ido a ver a tus ídolos desde pequeño. Es una sensación muy nostálgica, la que este domingo se ha apoderado de los futbolistas y afición del Athletic del Bilbao, con el último partido en San Mamés.

Tras finalizar el encuentro ante el Levante, todos los jugadores de las categorías inferiores del Athletic de Bilbao, incluido cuerpo técnico, formaron un rectángulo rodeando el centro del campo de San Mamés.

Mientras, los capitanes de los equipos que han disputado el último enfrentamiento en La Catedral rendían homenaje a un siglo de vivencias y de puro fútbol. Gurpegui e Iborra depositaron sobre el centro del campo un ramo de flores acompañado de un balón. En esos objetos iban ligados miles de momentos mágicos y de generaciones de futbolistas y de aficionados.

vía San Mamés, un siglo de recuerdos imborrables – MARCA.com.