No hay que hacerse cruces. La temporada del Athletic ha sido mala y punto. En los 115 años de historia del club rojiblanco se han dado otras muchas campañas negativas, pero el equipo siempre ha salido a flote y ha remontado las situaciones adversas. Y está vez seguro que ocurrirá igual.

Puede que lo peor de todo sea que el ambiente enrarecido que se ha ido generando a lo largo de estos meses, por los distintos asuntos que han sido objeto de discusión, no resulte el más propicio para despedir como se merece a un campo con tanta solera como La Catedral.

El domingo no ayudó mucho la derrota de los leones, que volvieron a caer en los mismos errores que les han lastrado a lo largo del año, pero se pudo apreciar que la afición, bastante harta de esta temporada, estaba más atenta a otros temas -Bielsa, Llorente…- que al homenaje al campo, un tanto frío a pesar del emocionante aplauso de cien segundos

vía Frialdad a pesar de la emoción.