Pocos podíamos imaginar que la despedida de San Mamés en Liga, después de haber logrado la permanencia, iba a ser así: perder y en el último minuto. Vi a gente llorar, pero no de emoción, sino por la rabia de saber que la historia escribirá ‘derrota’ en el fin a cien años de sueños y espíritu ejemplar. Esta temporada ha sido dura, sobre todo teniendo en cuenta los logros de la anterior.

Fue un partido malo frente a un rival que apenas causó peligro. La sensación de impotencia frente a la portería rival también se refrendó en esta despedida. Lo mejor de esta campaña es que, por fin, se acaba y que el sufrimiento y la apatía se van con ella. Hay que reflexionar y ser críticos con nosotros mismos, saber quiénes somos y a dónde vamos y pensar que por ser el Athletic no lo tenemos todo hecho. Con un año así debemos aprender y poner todo lo que hay que poner para que no se repita. Un error se perdona, la reiteración se sanciona.

vía Lo mejor es que se acaba.