Uno a uno, los objetivos que se había ido marcando el Athletic han ido diluyéndose sin que el equipo llegara siquiera a rozarlos. Se esfumó la Europa League, de forma aún más dolorosa la Copa, la permanencia -meta que, afortunadamente, sí se ha cruzado- se convirtió en el único objetivo liguero… Ni siquiera aspiraciones menores en lo deportivo -se ha igualado el mayor número de derrotas como local- o especiales en lo emocional -tampoco se ganó en la despedida de San Mamés- han podido alcanzarse.

Ha sido, en definitiva, una temporada decepcionante, como reconoce Mikel San José, sobre todo por comparación con la anterior, en la que los rojiblancos tocaron el cielo. «La verdad es que ha sido mala -admite el central-. Sobre todo después de lo del año pasado, teníamos muchísimas ilusiones, no en repetirlo porque sabíamos que iba a ser muy complicado, pero sí en ser capaces de ser el mismo equipo, de tener la misma importancia que el año pasado en todas las competiciones. Y la verdad es que no lo hemos conseguido». «Quizá todos pensábamos que después de quedar eliminados tan pronto en Europa y Copa, se remontaría en Liga y estaríamos arriba. Pero tampoco ha podido ser», añadió San José, que también intentaba rescatar algún aspecto positivo de estos nueve meses. «A veces ha salido mejor y otras peor, pero el equipo siempre ha intentado jugar al fútbol de la misma forma -recordó-. Y en la clasificación, aunque no hayamos estado matemáticamente salvados hasta las últimas jornadas, hemos mantenido un colchón respecto a los de abajo y creo que ese sentimiento de pesimismo que se tenía a mitad de temporada, al final no ha sido tanto».

vía Final digno a una mala temporada – GARA.