Marcelo Bielsa, entrenador del Athletic, ha realizado un extenso balance de esta temporada, y parte de la pasada, sin meterse en cuestiones de futuro, porque de momento no le «corresponde». «Solo me competerá si estoy vinculado a un proyecto futuro que en este momento no lo estoy», resuelve.

El argentino asume que el puesto «natural» del equipo que dirige es «del 5º al 9º», por lo que «todo lo que suceda del décimo para atrás está mal». Los leones ahora mismo ocupan la 13ª plaza. ¿Por qué? Lo primero que le viene a la cabeza es que «hay una relación de los puntos que el equipo ganó sin merecer y los que deberia haber ganado y no obtuvo. Tenemos doce puntos menos de los merecidos, que nos ubicarían en un lugar más decoroso que el que obtuvimos».

No es el único problema. También reconoce que no ha sabido exprimir a los jugadores. «Mi responsabilidad más grave ha sido no sacar de un plantel potencialmente mejor que el del año pasado su mejor versión durante un tiempo prolongado y en un porcentaje muy alto de jugadores», sostiene, sin entender por qué se acusa a la plantilla de su bajo rendimiento: «La culpa de jugar mal es presentada como una responsabilidad de los jugadores, y eso es una injusticia, porque el responsable de eso es el entrenador. El entrenador no logró que los futbolistas obtuvieran su mejor estado de forma en un periodo prolongado y en un porcentaje alto, que serían siete u ocho jugadores durante mucho tiempo».

vía Bielsa: «No supe gestionar el éxito y sí la adversidad».