Loco, muy loco. Yo también estoy muy loco. Mi anteúltima locura es hacer que salga el sol. Ya se que de deportivo nada tiene que ver pero no me negarán que no hay ganas ya de sol y buena temperatura. Ahí queda el reto, a ver si lo consigo.

El último partido oficial de la temporada en casa, el último del San Mamés liguero volvió a defraudar en lo futbolístico. Y van unas cuantas. Menos mal que sólo queda un partido. Es verdad que en juego había pocas opciones europeas. Pero las había. Y sobre todo, había una motivación extra, más emocional que deportiva, la de despedir La Catedral con victoria, pero que tampoco pareció hacer mella en el juego de los rojiblancos.

vía La peor despedida posible ¿Y el peor rival posible?.