Aymeric Laporte lleva más de un mes fuera de la dinámica del grupo y hace dos semanas pasó por el quirófano para solucionar sus problemas de menisco en la rodilla izquierda. Ayer compareció ante los medios de comunicación -fue su estreno en la sala de prensa rojiblanca, porque en Israel ya atendió a los periodistas- y habló de su lesión, del ascenso a la élite, de su inesperada titularidad y también de Marcelo Bielsa, el hombre que le hizo debutar en Europa y Liga. Cuando se le preguntó por si le gustaría que el entrenador de Rosario continuara en el Athletic, sonrió y trató de equilibrar la respuesta. «No me importaría. Si sigue, me parecería bien. Y si no, habrá otro (técnico) y tendré que demostrarle lo que valgo», acotó el francés.

El defensa dijo que se encontraba «bastante bien» y que ya cuenta con un plan de trabajo específico que le ayudará en su recuperación. En este punto aclaró por qué no fue operado de inmediato, una intervención anunciada en su momento por los servicios médicos del club, y confirmó -tal y como adelantó este periódico- que los doctores barajaron en un principio tres posibilidades: «Coser (la parte dañada), quitar (el trozo del menisco) o seguir un tratamiento para fortalecer la rodilla». Optaron por el procedimiento conservador y la terapia no funcionó. «Resulta que me seguía doliendo», apuntó el galo, que finalmente fue sometido a una artroscopia en la que se le extrajo una parte del cartílago.

Cerrado el capítulo del quirófano, Laporte expresó su satisfacción por haber subido al primer equipo y mostró su «ilusión» por quedarse donde está. «Sabía que iba a ser complicado jugar porque el año pasado el equipo hizo un temporadón y llegó a dos finales. Así que debutar en Primera, seguir en el Athletic y ser titular… no me podía imaginar nada mejor», concluyó.

vía «No me importaría que siguiera», dice Laporte sobre el técnico que le hizo debutar – Athletic Club de Bilbao.