Kike Sola, uno de los jugadores que podrían reforzar la delantera del Athletic tras la salida de Fernando Llorente, sólo piensa en Osasuna. En rojo, sin blanco. Exultante por la salvación de su escuadra el pasado fin de semana con una victoria ante el Sevilla, el ariete navarro (Pamplona, 27 años) se ha pronunciado sobre un futuro ahora señalado por un contrato que le une a la entidad del Reyno de Navarra hasta el próximo 30 de junio de 2014. «Ojalá pueda estar aquí muchos años», deseó el futbolista en una charla con aficionados de su equipo.

De momento, el club ya se ha dirigido a Sola para informarle de que pretende prolongar su relación. No le han comunicado al delantero, sin embargo, cuánto tiempo desea estirar este vínculo con un profesional que ha anotado nueve dianas en los 30 partidos que ha disputado a las órdenes de José Luis Mendilibar, ya sondeado por el Levante. De hecho, parece que Osasuna, ahora mismo, considera prioritario resolver qué ocurrirá con su banquillo.

Mientras tanto, el navarro se muestra tranquilo, agradecido a las hinchas por su apoyo para lograr una salvación que ha provocado que su libertad se mantenga en diez millones de euros. Y es que, en caso de descenso a Segunda, su precio se hubiera reducido a cuatro millones. Ni Sola ni sus representantes han tenido noticias del Athletic; sin embargo, sí conocen el interés de otros dos conjuntos de la Liga, varios ingleses y otro que milita en la competición rusa.

vía «Ojalá pueda estar en Osasuna muchos años», dice Kike Sola, en la órbita del Athletic – Athletic Club de Bilbao.