BILBAO. Con varios papeles entre sus manos, Marcelo Bielsa hizo aparición en la sala de prensa de Lezama pocos minutos después de que diera por concluida la sesión de entrenamiento. La expectación era máxima en torno al técnico argentino, pues la de ayer pudo ser su última comparecencia ante los medios en Bilbao. Y lo cierto es que la larga, larguísima rueda de prensa que ofreció, de una duración cercana a la hora y veinte minutos, pudo entenderse como una despedida, aunque al ser cuestionado por ello, el argentino lo negó con rotundidad -“no voy a opinar de lo que vaya a pasar de aquí en adelante. Y no significa en absoluto que me esté yendo”, declaró-, aunque una vez más, evitó hablar de su futuro, lo que hace pensar que el club no se ha puesto en contacto con él.

vía Una radiografía perfecta. Deia. Noticias de Bizkaia...