Aunque Ibai Gómez ha cumplido su tercera campaña como león, prácticamente ha sido la segunda. En la de su estreno, con aquella lesión frente al Zaragoza, apenas jugó tres partidos sumando 35 minutos. Así que se podría decir que el bilbaíno se ha enfrentado a algo parecido a lo que en la NBA llaman el ‘muro del rookie’. Y lo ha superado. Aunque se debe a la ausencia de Muniain, el de Santutxu acaba la temporada ante el Rayo como titular. Siente que ha crecido, pero dice que su techo todavía está lejos. Y coincide con Bielsa al señalar que el equipo rojiblanco se ha curtido en la adversidad y que los resultados serán visibles el próximo curso.

El Athletic baja la persiana liguera en Vallecas. No se juega nada, salvo su propia estima. Pero con todo lo que ha pasado, la escuadra bilbaína buscará poner un buen punto final. «La motivación es terminar bien después de una temporada dura y mala. Perder el domingo pasado fue duro y queremos ganar. Es una oportunidad. También personalmente, tengo la ocasión de jugar, terminar con un buen sabor de boca y demostrar que puedo seguir aportando al equipo», manifestó Ibai.

vía «Salimos reforzados, se verá el año que viene», advierte Ibai.