Campana y se acabó. El Athletic cierra esta noche en Vallecas una temporada decepcionante. La desbordante ilusión que inundó la Bizkaia futbolística hace poco más de un año ha dado paso a una corriente de frustración y rabia contenida.

El equipo de Bielsa no ha estado a la altura esperada. Ni en Liga ni en Copa ni en la Europa League. Tiempo habrá, en cualquier caso, para entrar en profundidades y balances.

Ahora de lo que se trata es de dirimir el último trámite del campeonato liguero. El modesto Rayo acude a la cita dispuesto a certificar sobre el verde el pase continental que puede perder en los despachos por problemas de tesorería. La temporada del modesto conjunto de Paco Jémez ahí queda.

El interés del Athletic transcurre ahora por otros derroteros. Pese a estar más pendientes del futuro en el banquillo y del agur a San Mamés, los leones, seguro, saldrán a por todas. Su actual míster no les va a permitir otra cosa

vía Un mero trámite para los leones.