El Bilbao Athletic estará en la segunda ronda. Tal y como se preveía tras su triunfo en Buñol, sí, pero con bastante más emoción de lo que cabía esperar. Y eso que ayer se adelantó en el marcador en dos ocasiones, en lo que debía haber supuesto la sentencia de la eliminatoria. Pero el Levante B remontó en otras tantas y disputó, además, casi toda la segunda parte en superioridad numérica.

El filial rojiblanco comenzó incómodo, ante la eléctrica puesta en escena de su rival, que avisó a las primeras de cambio pero que, con el paso de los minutos, se fue diluyendo como un azucarillo en el agua. Algo tuvo que ver la eficacia local. Cuando peor lo estaba pasando el Bilbao Athletic llegó el gol de Bustinza a la salida de un córner. El zaguero llegó como un tren de mercancías desde atrás para cabecear el balón al fondo de los redes y condenar al Levante a estado de shock.

vía Trámite superado con más emoción de la prevista – GARA.