Por: Juan Carlos Latxaga

Una noche del pasado otoño. La temperatura todavía invita y un grupo de turistas regresa paseando a su hotel después de cenar. A simple vista se adivina que son cuatro matrimonios que han venido a disfrutar de un puente festivo a Bilbao. Su acento andaluz delata la procedencia. De pronto uno de los hombres se separa del grupo, cruza la calzada y se acerca a la fachada del gol norte de San Mamés, cerca de la curva de las taquillas. Camina decidido y con la mirada fija en la pared gris. Sus amigos le preguntan a voces dónde va, aunque ya lo saben. “Vosotros no lo apreciáis porque no entendéis de esto”, les responde, “pero esto es historia”, dice tocando la pared con unción. “¿Vosotros sabéis la cantidad de fútbol que hay aquí?”, exclama mientras acaricia las piedras como si de verdad estuviera tocando algo sagrado: la catedral.

vía San Mamés celebra hoy su fiesta de despedida.

Anuncios