A lo loco se vivía mejor, debe de pensar desde ayer buena parte de la masa social rojiblanca y todos aquellos que entonaron el emotivo y unánime «¡Bielsa quédate!» en el epílogo de la despedida de San Mamés hace apenas tres días. El técnico de Rosario es ya historia en el Athletic. Historia con mayúsculas, eso sí. El presidente que hace dos años ganó las elecciones a la presidencia del Athletic con Marcelo Bielsa como abanderado, ha decidido con el apoyo unánime de su junta directiva y de otros estamentos del club que no incluye a los jugadores, que «por el interés del Athletic», el entrenador argentino no debe seguir en Bilbo.

La noche del jueves, el máximo órgano de la entidad rojiblanca decidió «por unanimidad» no ofrecer la renovación de Bielsa, acuerdo que le trasladó ayer a mediodía, sin que el lekeitiarra quisiera revelar en qué términos se desenvolvió ese crucial encuentro: «Mis conversaciones con Bielsa son mis conversaciones con Bielsa», zanjó, en una de esas frases que a uno le acompañan para siempre. Si el técnico se despedirá en alguna comparecencia ante la prensa, dijo desconocerlo.

vía Adiós a Bielsa sin saber porqué – GARA.