Juan Pablo GARZÓN | Reportero argentino de «Euskadi Directo»

Qué pretendíamos?, ¿un romance a largo plazo?, ¿al estilo de Manchester United y Alex Ferguson? No, eso no es para corazones locos. Es imposible entre dos rebeldes. Este romance es un amor entre distintos, entre valientes, amor de locos, y terminó como debía, con los corazones rotos. Puedo imaginar la cara de alivio de algunos. De los señalados por este amor. La pareja Athletic-Bielsa puso en evidencia a todos los amantes cobardes del fútbol.

Profesar amor al estilo Athletic resulta fácil y queda hasta romántico. Pero venir al Athletic y ser el Athletic es la prueba de fuego para los que pregonan que el camino es la meta. A esos que los amantes leves llaman locos. El apodo se lo lleva Bielsa, pero le quedaría igual de bien al Athletic.

Me sugieren estas líneas por mi condición de compatriota de Bielsa. Y desde esa curiosa legitimidad, puedo decir que Marcelo no se parece en nada a los técnicos argentinos que conozco. En realidad se aleja bastante de la convención social sobre lo argentino. Bielsa no es un producto típico. Su discurso es distinto, porque piensa distinto.

vía Amor loco – GARA.