Al terminar la despedida de San Mames, un socio del Athletic espera la salida de Marcelo Bielsa, para dar animos y su particular adios a un hombre que el socio en cuestion admira y que no duda de que sera su ultimo partido con el Athletic.

Sale Bielsa y muy amablemente atiende a este socio, en un momento de la conversacion Bielsa se fija en una chapa que lleva el socio, una foto del propio Bielsa y la leyenda Bielsa Karajo, de repente Bielsa le dice al socio que le gustaria tener esa chapa como recuerdo, que le haria mucha ilusion llevaserla justo en el mismo momento que abandona San Mames, el socio por supuesto que se la ofrece y ademas encantado, mientras el socio se la esta quitando, Marcelo le dice que no la acepta como regalo y que para que la acepte debe producirse un intercambio de regalos, ni corto ni perezoso, Marcelo se quita su reloj y se lo ofrece al socio por la chapa, el socio duda, ante la diferencia de valor no ve bien el cambio, Marcelo insiste y sentencia, no importa el valor en metalico de ambas cosas sino que lo mas importante es que tienen el mismo valor sentimental.

Se produce el cambio, unas palabras mas entre ambos, un adios Marcelo y que le vaya bien por parte del socio y un Agur y hasta siempre por parte de Marcelo.

 

Anuncio publicitario