Marcelo Bielsa es un tipo especial y lo traslada al día a día. A los entrenamientos. Se pudo comprobar desde el primer momento. En aquella videoconferencia, cuando Urrutia sólo era candidato a la presidencia, y evidenció su conocimiento de la plantilla del Athletic obtenido a través de los vídeos. Un elemento muy importante para el argentino en la preparación. Devora imágenes de partidos. Propias y de los rivales.

Luis Bonini, su preparador físico, fue la avanzadilla en Lezama en julio de 2011. Supervisó las pruebas médicas a los leones, aunque sin contacto con ellos. Curioso, cuando en el cuerpo técnico de Bielsa es el encargado de hacer de pegamento con la plantilla. Una figura cercana a ellos. También Pablo Quiroga, técnico ayudante, estuvo en ese desembarco inicial para observar las instalaciones. El técnico de Rosario fue el último en venir. Entrenamiento multitudinario y rueda de prensa en la que habló de tener el protagonismo con la pelota.

vía El método Bielsa, a grandes rasgos.