La cuenta atrás para que el Athletic cambie de hogar avanza de forma imparable. Consciente de las escasas semanas que le quedan en pie el viejo San Mamés, los aficionados rojiblancos aprovechan para disparar una instantánea única, la de la convivencia de dos San Mamés, el que ha marcado la brillante historia del Athletic y el que presenciará su futuro.

Los trabajos para la demolición del centenario estadio ya han comenzado -el césped ya ha sido desmontado-, aunque su esqueleto permanecerá hasta que finalicen los trabajos allá por finales del mes de agosto. «¡Qué pena!», se lamentaban algunos de los espectadores más veteranos, que añorarán las grandes tardes de fútbol acogidas por La Catedral. La irreprimible nostalgia, sin embargo, se entremezcla con la poderosa presencia que se intuye en el nuevo recinto y la seguridad de que fomentará el crecimiento del Athletic.

A pesar de la incesante lluvia que cubre Bilbao en las últimas fechas, varios aficionados se acercan estos días para llevarse algunas reliquias del vetusto estadio -losetas y carteles indicadores- o fotografiarse -ayer, sin ir más lejos- con el pasado y el futuro de su equipo a la espalda. Una estampa única en cien años y que será irrepetible. Entre los que se acercaron al recinto que ha perdurado durante un siglo se encontraban familias completas, parejas que posaron con la camiseta del Athletic para imprimirle un mayor valor simbólico a la instantánea, y curiosos que buscaban guardar la mudanza con su propia fotografía, más allá de formar parte de ella.

A medida que avanzan los trabajos que acabarán con la presencia física del viejo San Mamés y crece el nuevo, la extensa familia rojiblanca interioriza la cercana ausencia de la venerada Catedral con un rápido vistazo a sus dos grandes templos del fútbol. Se les hace casi imposible imaginar la ciudad sin ese elemento, sin duda uno de los más representativos, quizás el de mayor capacidad de concentración que ostenta la villa. Los seguidores que quieren inmortalizar el estadio con su propia firma quedan impresionados, eso sí, con la abrumadora forma que toma su nuevo hogar, que servirá de referente para el nuevo Bilbao.

vía Estampas de una mudanza histórica – Athletic Club de Bilbao.