Bielsa ya es historia. Historia porque ya ha pasado su tiempo en el Athletic. Para mí (ya  voy adelantando) una historia inconclusa, incompleta, e increíble por partida doble, por el hecho de no seguir y por el hecho de haber empezado. Queda claro que estas líneas están dedicadas a Marcelo Bielsa por todo lo que ha mostrado, ofrecido y entregado. Así que si algún seguidor del Athletic favorable a su no renovación prefiere dejarlo aquí que sepa que ya está avisado de lo que le va tocar leer, más que anda para evitar discusiones o malos ratos.

Lo primero que me viene a la mente cuando alguien critica ese halo de supuesta “divinidad” de Marcelo Bielsa es que juega con cartas marcadas. Algunos defienden que no es posible que Bielsa sea un hombre que esté por encima de la Institución, que sólo un entrenador más en la historia centenaria del Athletic no puede provocar estas adhesiones inquebrantables que puedan fracturar la paz social (la paz social… eso que se menta cuando los principios de unos están viéndose amenazados por las opiniones de otros pero cuando es al revés, ¡ay cuando es al revés! No hablamos de quebrar la paz social sino de un sano debate para enriquecer al club. Ya ya…) y que hay que dejarle trabajar a Valverde. Curioso que menten a Valverde unos cuando los otros (porque aquí es cosa de unos y de otros, que no se equivoque nadie) no han abierto la boca sobre el Txingurri, es más, nadie le va aponer un palo entre los radios de su bicicleta, de eso estoy seguro.

vía Gracias por el fútbol, gracias por los valores | elathleticclub.com.